jueves, 31 de julio de 2014

Tirar la toalla

Somos una generacion extraña, nacidos y criados en una dictadura, con sus corses y limitaciones, descubrimos en plena adolescencia esa utopia llamada libertad.
Llegamos tarde para votar en esas primeras elecciones, como tambien llegamos tarde para entender los tiempos de rebeldia y libertad, que se agitaban a nuestro alrededor, mientras aun vestiamos pantalones cortos.
Seguro que ya sabeis de que generacion hablo, si, por supuesto de aquellos que nacimos con el albor de los 60.
Educados en el trabajo y el esfuerzo, machacados una y otra vez con la idea que nuestra inteligencia y nuestro esfuerzo, podian llevarnos donde quisieramos.
Esa misma generacion que a pesar de su esfuerzo, hoy en gran parte engorda las filas del paro. Demasiado viejos para todo, siempre tenemos 5 o 10 años mas de la cuenta. Demasiado jovenes para tener derecho a jubilarnos, a pesar de que el que menos, lleva 35 años cotizando.
Estamos ya en esa etapa de la vida de autentico panico, en los 15 ultimos años, en esos que de verdad cuentan para calcular la pension. Cada dia que pasa sin cotizar es un dia menos para el calculo, cada dia que pasa, es sin lugar a dudas un apreton mas en el cinturon de nuestra vejez. Eso si realmente creemos que vamos a cobrar algo.
Hemos trabajado sin descanso durante años, como nos enseñaron, acumulando una valiosa y preciosa experiencia. De que nos sirve? Hemos cotizado y pagado hasta el ultimo centimo de nuestros impuestos, mejor no pregunto.....
Ahora tan solo deseamos un trabajo, da igual si nos pagan bien o mal, si podemos pensar que nos explotan. Tan solo queremos dejar de engordar las listas del paro, de vivir con miseros subsidios y ayudas que casi no nos permiten comer. Bueno y sin el casi.....de sentirnos como una especie extraña de parasitos.
Soñamos con recuperar nuestra dignidad como personas, porque nos educaron creyendo que el trabajo nos dignificaba como individuos y que por el trabajo ganabamos nuestro derecho a pertenecer a la sociedad. La mayoria apenas saben hacer otra cosa mas que lo que han hecho siempre, trabajar, trabajar y trabajar......... y ahora?
Ahora veis como familia y amigos poco a poco se van alejando, cansados, hartos de ver que no sois capaces de salir del pozo, sutilmente, pero se alejan. Cuantos de nosotros no han perdido su familia por culpa de esa situacion? Cuantos de los separados que intentavan rehacer su vida sentimental no se han visto abandonados o apartados por sus parejas cansadas, asustadas de pensar que puedan tener que mantener a un inutil?
Somos la carnaza del sistema, su desecho, costamos mas de lo que producimos y eso amigos mios en esta sociedad es un "pecado capital", que nos condena lenta pero irremisiblemente al infierno.
Cuando paseo por la calle y veo los mendigos y vagabundos, que durante años me enseñaron a despreciar, (no trabajan porque no quieren, son parasitos borrachos, maleantes, etc....... recordais?) me siento cada dia un poco mas cerca de ellos que del resto del mundo. No exagero, es matematica pura, deduccion logica y aplastante, estamos mas cerca de acabar peleando por dormir en un cajero, que de entrar a comprar unos zapatos en una tienda cualquiera. Estamos mas cerca de quedarnos tan solos como ellos de lo que nunca imaginamos. Somos como personas sin defensas, cualquier virus puede hacernos enfermar, cualquier dificultad, minima, puede acabar con nosotros.
Por suerte casi siempre hay familia a la que recurrir, ni imagino si no tuviese a la mia, siempre hay............. bueno, cada uno sabra si hay o no hay.
Por suerte, nos educaron bien y no vamos a tirar la toalla, seguiremos peleando por nuestra dignidad, por recuperar nuestro respeto como personas y si por si eso no llega amigos, podeis ir reservando plaza en el cajero que mas os apetezca.
Vais a perdonarme, pero tengo que ir a no hacer nada, como muchos, demasiados de los de mi generacion, que han ido perdiendolo todo.......

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada